Este artículo revisa el potencial de la gestión basada en la resiliencia (RBM) para respaldar la resiliencia de los arrecifes de coral en el futuro y destaca las oportunidades y los desafíos que enfrentan las estrategias de gestión de la GBR. Los autores describen la GBR como "Uso del conocimiento de los impulsores actuales y futuros que influyen en la función del ecosistema (por ejemplo, brotes de enfermedades del coral, cambios en el uso de la tierra, el comercio o las prácticas de pesca) para priorizar, implementar y adaptar acciones de manejo que sustentan los ecosistemas y el bienestar humano “ser”. Las diferencias clave entre RBM, la gestión convencional de los arrecifes y la gestión basada en el ecosistema (EBM) se describen en el artículo. Mientras que RBM es similar a EBM, RBM enfatiza el papel que juegan los humanos en impulsar el cambio, la adaptación y especialmente la transformación, que ahora se reconoce como una propiedad esencial de un sistema resistente. Para evaluar el alcance de RBM para ayudar a sostener los arrecifes de coral, los autores describen los objetivos de RBM como: 1) administrar los servicios de los ecosistemas para apoyar el bienestar humano; 2) administrando cambios a gran escala, incertidumbre y sorpresa; 3) moldeando el cambio para mantener las propiedades socioecológicas y aplicar un manejo adaptativo; 4) manteniendo la variabilidad, la diversidad y la redundancia; y 5) integrando a los humanos con los ecosistemas para impulsar cambios, adaptación y transformación en los sistemas socio-ecológicos. Este documento luego revisa la evidencia de la implementación de la GBR, destacando los desafíos clave, identificando las necesidades de investigación y proporcionando recomendaciones para los administradores de los arrecifes. Específicamente, se resaltan las siguientes recomendaciones de manejo para la GBR: 1) protegen una diversidad de especies, hábitats y grupos funcionales; 2) mantienen vías de conectividad; 3) reduce los estresores de los arrecifes; 4) implementa AMPs para apoyar la resiliencia de los arrecifes; 5) administrarse de manera adaptativa para adaptarse a la incertidumbre y al cambio; 6) priorizar áreas con bajo riesgo ambiental y alta capacidad de adaptación social; 7) incorporan indicadores sociales y ecológicos para evaluar alertas tempranas, patrones de recuperación y cambios de régimen en la planificación y el monitoreo de la conservación; 8) invierte en enfoques experimentales para apoyar la resiliencia; 9) implementar estrategias para construir capacidad de adaptación social y ecológica; y 10) implementan estrategias para facilitar la adaptación y transformación. Los autores afirman que las estrategias de manejo de los arrecifes deben involucrar intervenciones existentes y nuevas que juntas promuevan la resiliencia socioecológica para que la GBR sea efectiva en un clima cambiante.

Autores: Mcleod, E., KRN Anthony, PJ Mumby, J. Maynard, R. Beeden, NAJ Graham, SF Heron, O. Hoegh-Guldberg, S. Jupiter, P. MacGowan, S. Mangubhai, N. Marshall, PA Marshall, TR McClanahan, K. Mcleod, M. Nyström, D. Obura, B. Parker, HP Possingham, RV Salm y J. Tamelander
Año: 2019
Ver artículo completo

Diario de Gestión Ambiental 233: doi.org/10.1016/j.jenvman.2018.11.034