¿Qué es la resiliencia?

Mulutseribu Seaweed Farms, Indonesia. Foto © Kevin Arnold

La resiliencia se define como la capacidad de un sistema para mantener funciones y procesos clave ante tensiones o presiones al resistirse y luego recuperarse o adaptarse al cambio. ref. Se puede aplicar a todos sistemas ecologicos, incluidas las regiones templadas, tropicales y polares, y también se puede aplicar a sistemas sociales (p. ej., comunidades humanas).

La resiliencia incluye tres componentes: 1) resistencia; 2) recuperación; y 3) transformación. La resistencia se refiere a la capacidad de absorber o resistir los impactos y la recuperación se refiere a la capacidad de recuperarse de ellos. La transformación se refiere a los cambios que afectan la función del sistema socio-ecológico. El concepto de transformación está al frente de los debates sobre las respuestas al cambio climático. Ha sido reconocido como un componente clave de la resiliencia en respuesta a la necesidad de que los humanos desarrollen soluciones a los desafíos ambientales y sociales más apremiantes, y reconoce el papel activo que desempeñan los humanos en la construcción de su futuro. La transformación es un proceso complejo que implica cambios a nivel personal, cultural, organizacional, institucional y de sistema. ref.

El concepto de resiliencia ha evolucionado desde una definición ecológica, enfatizando la persistencia de la estructura y función del ecosistema en un mundo cambiante, hasta un énfasis en la capacidad de adaptación de los sistemas socio-ecológicos. Recientemente, el concepto de resiliencia incluye la capacidad de la sociedad para transformarse frente al cambio global.

La resiliencia, por lo tanto, se refiere a la capacidad de un sistema para persistir en su estado actual de funcionamiento al enfrentar la perturbación y el cambio, para adaptarse a los desafíos futuros y para transformarse en formas que mejoren su funcionamiento. ref.