Enfermedad y Salud de las Especies

Acuicultura de peces @TNC

Las enfermedades de las especies cultivadas son factores de riesgo tanto para el medio ambiente como para los agricultores marinos. Jaulas limpiadas o mantenidas incorrectamente, sembrar especies a una densidad insostenible, dejar animales muertos dentro de la jaula, mala calidad del agua y alimentación y protocolos de alimentación inadecuados son algunos de los factores que pueden provocar enfermedades. En la acuicultura de algas marinas, las enfermedades como el hielo-hielo pueden requerir una pausa en el cultivo hasta que desaparezca la enfermedad, lo que genera pérdidas económicas para el agricultor. ref. Las enfermedades pueden ser un riesgo importante para las especies silvestres, ya que las aguas abiertas donde se encuentran las jaulas o los corrales son una vía potencial para transferir enfermedades desde el interior de la jaula a los entornos marinos cercanos. Si no se abordan las enfermedades dentro de las especies cultivadas, pueden propagarse a las especies silvestres.

Las enfermedades pueden tener un gran impacto en el crecimiento y la condición general del ganado cultivado al reducir el crecimiento, aumentar las deformidades, aumentar la mortalidad, aumentar el tiempo de cosecha y reducir la biomasa y la rentabilidad de la cosecha. Es más sostenible económica y ambientalmente prevenir enfermedades que mitigar la propagación de enfermedades que ya han ocurrido. ref.

aparición de enfermedades de los peces

Interacción del huésped, el patógeno y el entorno de estrés en la aparición de la enfermedad. Fuente: Se abre en una nueva ventanaThe Fish Site

Densidad de población

Un concepto de importancia crítica a tener en cuenta en la acuicultura es la densidad de población, que es el peso total de las especies cultivadas en un determinado volumen de jaula o corral. El peso suele darse en kilogramos y el volumen de la jaula en metros cúbicos. Por ejemplo, un corral de red flotante con unas dimensiones de 5 x 5 x 3 metros (largo x ancho x alto) tendría un volumen total de 75 metros cúbicos y se podría sembrar con 2,000 peces de 100 g cada uno. Si el peso total de los peces, o biomasa, es de 200,000 200 go 2.6 kg, entonces la densidad de población sería de 1 kg de peces por cada metro cúbico.

Cada tipo de jaula o corral, especie y entorno permitirá diferentes densidades de población, pero una regla general es que existe una relación inversa entre la densidad de población y el crecimiento: cuanto menor sea la densidad de población, más rápido crecerán los animales marinos. Las densidades de población más altas (más peces presentes en la jaula) generalmente aumentarán el estrés general de los peces y aumentarán potencialmente la prevalencia de enfermedades y parásitos. Se necesita una cuidadosa planificación, observación y mantenimiento de registros para ajustar la densidad de población óptima en una jaula o corral específico. ref.

Recomendaciones

  • Usar densidades de población más bajas para promover el crecimiento y minimizar el estrés y las enfermedades.
  • Minimizar el exceso de manipulación del stock
  • Supervise la jaula con frecuencia para detectar signos de estrés y/o enfermedad de los animales y ajuste las densidades de población en consecuencia.
  • Supervise la jaula y elimine inmediatamente cualquier mortalidad.

 

Limpieza y mantenimiento de jaulas

La limpieza de jaulas y redes debe realizarse regularmente entre cosechas y cuando sea necesario. Dependiendo del sitio seleccionado, las redes a menudo acumularán “incrustaciones biológicas” o apegos naturales del entorno local por algas, esponjas o incluso corales. La acumulación de organismos marinos en las redes puede reducir el flujo de agua de mar dentro de la jaula o corral y reducir la reposición de oxígeno y la eliminación eficiente de desechos. Además, los parásitos que pueden crecer y aprovecharse de las especies cultivadas pueden adherirse a los aparejos y redes. En el cultivo de pepinos de mar, los depredadores como los cangrejos también pueden acumularse en los corrales y disminuir considerablemente el número de existencias. Los corrales deben revisarse con frecuencia en busca de agujeros por los que puedan pasar los cangrejos, y los cangrejos que se encuentren en los corrales deben eliminarse. ref. La gerencia y los operadores deben comunicarse regularmente sobre el mantenimiento y la limpieza de la red, ya que la falta de limpieza y mantenimiento también puede provocar agujeros y roturas, lo que puede causar escapes y cosechas reducidas. ref.

El mantenimiento de rutina generalmente incluye cepillar las redes bajo el agua cuando las redes están vacías entre el abastecimiento de nuevo cultivo. La limpieza total y más profunda puede incluir retirar las redes de la jaula y limpiarlas en tierra dejándolas secar al sol durante un período prolongado, rociándolas con una manguera de agua dulce de alta presión o tratándolas con productos químicos específicos. Es importante matar y eliminar la mayor cantidad posible de crecimiento marino y enjuagar completamente cualquier producto químico antes de volver a colocar las redes y jaulas en el agua. Además de la limpieza de la red y dependiendo del tipo de jaula, los sistemas flotantes y las plataformas para caminar también deben recibir servicio y mantenimiento.

Recomendaciones

  • Seguir una programación regular para monitorear y dar mantenimiento a redes y jaulas.
  • Minimizar el uso de productos químicos y antimicrobianos limpiando manualmente las redes con cepillos y mangueras de alta presión.
  • Asegúrese de que todas las embarcaciones utilizadas para operar o monitorear la granja tengan el mantenimiento adecuado para evitar fugas o derrames de gasolina o aceite.
  • Supervise la jaula y elimine inmediatamente cualquier mortalidad.

 

Tipo de alimentación

No se aconseja el uso de pescado entero, recortes de pescado u otras partes de animales para alimentar a los peces en jaulas. Esta forma de alimentación es insostenible, no redituable y puede tener efectos duraderos y dañinos en el medio ambiente. En su lugar, se recomienda alimentar a los peces con pellets producidos comercialmente. Los pellets tienen los componentes nutricionales necesarios para promover el crecimiento, la supervivencia y el estado general de los peces de cultivo con un equilibrio de proteínas, lípidos, energía, minerales y vitaminas. Dependiendo de la especie que se esté cultivando, puede existir un alimento diseñado y probado para ese pez específico. Es importante observar el comportamiento de alimentación de los peces para evitar la sobrealimentación. Si se produce una sobrealimentación, los pellets no consumidos se hunden en el fondo marino y dañan potencialmente el hábitat bentónico. Además, cualquier alimento que no sea consumido por los peces de cultivo es una pérdida de dinero: determinar la eficiencia alimentaria adecuada es beneficioso para el productor y el medio ambiente. ref.

Recomendaciones

  • Utilizar pellets especializados, no pescado entero o desechos de animales para la alimentación.
  • Monitorear de cerca la alimentación y ajustar los protocolos de alimentación para minimizar cualquier alimento desperdiciado.

 

Mitigación de enfermedades

La salud de las especies cultivadas puede verse afectada por muchos factores ambientales, nutricionales e infecciosos diferentes. Es responsabilidad del operador y del administrador de la granja supervisar la salud de los animales cultivados desde los alevines, semillas o larvas que se compran hasta las especies maduras que se cultivan y cosechan. Tan pronto como se noten comportamientos adversos o rasgos físicos, se deben tomar medidas inmediatas para determinar y resolver el problema subyacente. Si el operador o administrador no tiene la capacitación técnica necesaria para evaluar y curar con precisión posibles dolencias, es responsabilidad del operador y administrador buscar ayuda. A los veterinarios acuáticos se les puede presentar evidencia visual (fotos o videos) para que puedan brindar recomendaciones.

 Recomendaciones

  • Asegúrese de que la instalación de donde se obtienen los alevines, las larvas o las semillas cumpla con los protocolos de mitigación de enfermedades adecuados y que el stock que se recibe esté libre de enfermedades.
  • Observar regularmente el comportamiento de nado y alimentación de los peces y observar cualquier comportamiento anormal, ya que puede indicar enfermedad o mala salud de los peces.
  • Si se observa un brote de enfermedad, comunicarse con un experto en salud acuática o un veterinario para identificar la enfermedad específica y el tratamiento adecuado.
  • Si es posible, consultar con un experto en salud acuática o un veterinario en varios niveles de operación y / o contratar a uno como parte del equipo operativo.
  • Asegurarse que solo se utilicen antibióticos y productos químicos legales.
  • Si es posible y necesario, vacunar a los peces antes de sembrarlos en jaulas,

 

Distancia entre operaciones

La dirección y la velocidad de las corrientes determinarán de qué manera y con qué rapidez se retiran los desechos de una jaula y potencialmente se transportan a una jaula adyacente. La dirección de la corriente también puede significar que ciertas jaulas estarán expuestas a agua con mayor contenido de oxígeno, y las jaulas aguas abajo podrían recibir oxígeno reducido. Si las jaulas están demasiado cerca unas de otras, existe un mayor riesgo de que una enfermedad o un brote de parásitos se propague rápidamente y afecte las jaulas vecinas y las operaciones de la granja.

Recomendaciones

  • Optimizar la ubicación de la granja para minimizar los impactos sobre las poblaciones silvestres y la transferencia de enfermedades entre granjas.
  • Para reducir el riesgo de bioseguridad de la transferencia de enfermedades de una explotación agrícola a otra, las autoridades reguladoras deben establecer distancias mínimas recomendadas entre granjas de > 500 m. ref.

 

Monitoreo

Es responsabilidad del operador y del administrador de la granja supervisar la salud del ganado y evaluar si las especies cultivadas tienen enfermedades o parásitos. En términos del comportamiento de los peces, los siguientes rasgos pueden indicar enfermedades o parásitos: falta de alimentación adecuada, parpadeo (voltearse de lado), frotamiento en el fondo y/o vitalidad reducida o jadeo en la superficie. En términos de signos físicos, los siguientes rasgos pueden indicar enfermedades o parásitos: áreas con ampollas, vientres hinchados, ojos saltones, áreas ensangrentadas en las aletas, decoloración o erosión de partes del cuerpo y/o mucosidad o crecimientos excesivos en el cuerpo. ref.

En el cultivo de algas marinas, las epífitas (organismos que crecen en la superficie de las algas) pueden bloquear el acceso a la luz solar y los nutrientes y pueden atraer a los herbívoros. Si no se eliminan de inmediato, las epífitas crecerán y se propagarán muy rápidamente. Las epífitas pueden ser más abundantes cuando las algas marinas están bajo condiciones de estrés o enfermas porque las defensas naturales de las algas marinas están comprometidas. Una enfermedad común que afecta a las algas se conoce como hielo-hielo. El estrés (baja salinidad, temperatura extrema, exposición al sol) y la desnutrición son las condiciones más comunes que conducen al hielo-hielo. Si aparece hielo en las algas marinas cultivadas, los agricultores deben cosechar las algas marinas de inmediato, dejar de cultivar en ese sitio hasta que desaparezca la enfermedad y obtener nuevas semillas de áreas alejadas de la contaminación o la escorrentía de nutrientes.

Recomendaciones

  • Seguir y llevar un registro de la frecuencia y extensión de todas las enfermedades y muertes.
  • Desarrollar un plan de control de salud y prevención de enfermedades y seguir los protocolos de monitoreo de rutina.
  • Desarrollar protocolos de bioseguridad para minimizar la propagación de enfermedades a otras jaulas o animales.

 

porno youjizz xxxx profesor xxx Sexo
Translate »